Los problemas dermatológicos o de piel son una de las principales causas de consulta en la clínica de pequeños animales, y más en concreto, por su frecuencia, malestar que ocasiona en nuestras mascotas y preocupación que despierta en los propietarios, el picor, que hace que una mascota se rasque con mayor o menor intensidad.

El prurito o picor se define como una sensación cutánea desagradable que provoca un deseo incontrolado de rascarse, lamerse, morderse o frotarse para aliviar dicha sensación.

¿Qué síntomas produce?

Variará en función de la intensidad del picor. Por lo general se suele manifestar con:

  • Rascado intenso hasta el punto de llegar a ser molesto para el propietario
  • Lamido, sobre todo de las extremidades
  • Mordisqueo en zona lumbar o extremidades.
  • Frotamiento contra objetos o paredes
  • Sacudida de la cabeza, en casos de afectación de los oidos

Todas estos síntomas pueden acabar produciendo lesiones como alopecia, erosiones, úlceras, descamación, engrosamiento de la piel, hiperpigmentación (piel ennegrecida), etc.

¿Cuáles son las causas del prurito?

 Las causas del prurito pueden ser muy variadas, y hay que identificar entre ellas causas primarias (por sí solas producen picor de forma directa), o causas secundarias ( por sí solas no producen picor pero favorece que se compliquen con otros factores que sí que lo producen).

 

Encontramos 3 grandes grupos de causas que producen prurito o picor:

  1.  Hipersensibilidad (Alergias):Incluyen la dermatitis alérgica a la picadura de pulga, la alergia alimentaria, y la dermatitis atópica (alergia ambiental). Se pueden dar de forma individual o conjunta y son muy frecuentes.
  • Dermatitis alérgica a la picadura de pulgaEs la alergia más frecuente en el perro y también se suele dar con bastante frecuencia en el gato. Siempre pensaremos en una posible dermatitis alérgica a la picadura de pulga cuando un animal presente picor intenso en la zona dorsolumbar, abdomen y cara interna de los muslos. Esta reacción se produce la pulga pica y su saliva entrar en contacto con la piel, por lo que algunas veces no encontraremos ninguna pulga ni excremento de las mismas en el momento del diagnóstico. Por este motivo es muy importante mantener un control estricto de pulgas, sobre todo en animales con otros problemas de piel. Este control se realizará protegiendo al animal con antiparasitario periódico frente a pulgas y controlando que no haya pulgas en el ambiente.
  • Alergia alimentaria: Es la tercera hipersensibilidad diagnosticada en frecuencia (25%). Se produce un cuadro de picor en cualquier época del año, con lesiones asociadas al rascado. Suele afectar con mayor frecuencia a cabeza, extremidades, zona perineal y oídos, siendo en algunas ocasiones el único signo presente una otitis crónica. En algunos casos, aunque no muy común, pueden aparecer signos gastrointestinales como diarrea, heces pastosas o aumento de la frecuencia de deposiciones.
  • Dermatitis atópica: es una enfermedad inflamatoria de la piel, pruriginosa y de predisposición genética, que afecta a perros y en menor medida a gatos, y que está causada por una reacción de la piel ( hipersensibilidad) o alergia a algunos componentes ambientales que llamamos alérgenos, entre los que se encuentran los ácaros del polvo o del almacenamiento de alimentos, pólenes y mohos. Las lesiones primarias causadas por la reacción alérgica suelen localizarse en las zonas donde la piel es más sensible: cara, alrededor de los ojos, cara interna de los pabellones auriculares, cuello, axilas, ingles, abdomen, periné, cara ventral de la cola, zonas de flexión de las extremidades y espacios interdigitales. Al estar asociado a factores genéticos, hay una clara predisposición racial, siendo algunas de las razas más predispuestas: West Highland White Terrier, Boxer, Labrador Retriever, Dálmata, Pastor Alemán, Shar pei, Bulldog francés. Es muy importante concienciar a los propietarios que se trata de un problema crónico, que tienen que tener mucha paciencia, y que al igual qu una persona alérgica, su perro precisará tratamiento y revisiones de por vida.

 

  1. Infecciones:Incluyen infecciones bacterianas (piodermas) y fúngicas o por levaduras (malassezia). Suelen estar asociadas a otras condiciones dermatológicas o sistémicas, y no es habitual que se presenten como causa primaria o principal del problema.
  • Infección bacteriana (pioderma): La mayoría son causadas por bacterias que se encuentran de forma natural en la piel de todos los animales sin producir alteración o patología alguna, pero que debido a una bajada de defensas, o de forma secundaria a un problema de piel preexistente, se multiplican en exceso produciendo más irritación e inflamación en la piel y complicando el cuadro. Las causas de este sobrecrecimiento son muy variadas, y es frecuente verlas como complicaciones de dermatitis atópicas, picaduras de parásitos externos, problemas hormonales, traumatismos, etc.
  • Dermatitis por Malassezia:Se trata de una levadura que se encuentra en equilibrio en la piel de nuestras mascotas, pero que bajo determinadas circunstancias puede proliferar y producir inflamación cutánea y picor. Tienden a habitar ambientes grasos y húmedos y se distribuyen por tanto con mayor frecuencia  entre los dedos, axilas, zona ventral del cuello, pliegues de la piel y oídos, siendo esta útlima localización muy frecuente.
  • Dermatofitos: Son hongos con afinidad por la queratina de la piel. Pueden producir prurito de forma variable o incluso no ser pruriginosas, y pueden ser contagiosos para el hombre.

 

  1. Sarna:Producida por ácaros y produce prurito de diferente intensidad según el tipo de sarna en perros y gatos. Hay diferentes tipos:
  • Sarna sarcóptica: Es muy contagiosa y se trata de una zoonosis, es decir, puede afectar al hombre. Está producida por un ácaro (Sarcoptes scabiei) y produce un prurito muy intenso. Las lesiones que se producen son costrosas, y se sitúan en pabellones auriculares, zona esternal, vientre y puntos de apoyo en extremidades anteriores y posteriores. El diagnóstico se realiza observando el parásito en raspados cutáneos, aunque podemos obtener falsos negativos, ya que es un ácaro difícil de encontrar.
  • Sarna demodécica:Producida por un ácaro que se encuentra en la piel de todos los perros y que en condiciones normales no produce daño ni patología, pero en animales inmunodeprimidos o con fallos inmunitarios se multiplica y provoca  prurito y alopecias en diferentes localizaciones. Es frecuente verlo en cachorros o animales jóvenes. No es contagioso ni entre perros ni a las personas.
  • Sarna otodécica (ácaro del oido): Son ácaros que habitan el conducto auditivo externo, produciendo picor e irritación de la piel y exudado de color marrón-negruzco en los oídos. Se diagnostica observando los ácaros al microscopio en muestras del cerumen.

Otras causas de prurito: Hay otras enfermedades o patologías que si bien  no son causante de prurito de forma directa, sí que pueden producir cuadros pruriginosos y por tanto picor de forma secundaria.Entre estas patologías se encuentran:

  • Trastornos endocrinos
  • Procesos autoinmunes o inmunomediados
  • Leishmaniosis
  • Neoplasias
  • Problemas de comportamiento o ansiedad

 

Por último, como consejo veterinario, le recomendamos que si su mascota presenta picor de intensidad variable, acompañado o no de otras lesiones en la piel, no dude en acudir a un profesional veterinario para que realice un diagnóstico correcto, identifique la causa exacta que está ocasionando el problema y así pueda instaurar un tratamiento específico, aliviando a su mascota de una sensación tan molesta y desagradable y evitando complicaciones que empeoren el cuadro y su posterior resolución.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This